¿Cómo haremos, tí­a, para no recaer?

gracias Román, por compartir este bello texto en estos dí­as de penosa amistad con el amarillo del dolor infinito…

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *