Con sólo mirar

El sueño nocturno llega antes. Antes que nosotros. En lo que soñamos está puesta en escena la acción que aún no sabemos que actuaremos en la vigilia. Nuestros sueños anticipan y contienen nuestros actos impedidos … pero a continuación realizados.

Margarita Scotta, en su muro de Facebook

Y yo: — Cada vez le veo más conexiones a todo esto con la física cuántica… wow!

Y ella: — ¿Qué conexiones le encontrás, Daniel? (en lugar de decirme: vos estás loco)

Entonces yo acá, tratando  de tejer algo…

Para hablar de la conexión que veo, primero te invito a que veas este video, donde se describe el experimento de la doble rendija.

Rescato algunas de las cosas que allí se dicen:

En el experimento de las dos ranuras, si miro, un electrón, se comporta como materia y pasa por las dos ranuras. Si no miro, se comporta como si fueran ondas y lo que genera — al pasar por las dos ranuras— es un patrón de interferencias.

Matemáticamente, existen todas las posibilidades: pasa por una, pasa por las dos, no pasa por ninguna. Todas las posibilidades existen superpuestas unas con otras.

Cuando miro, se comporta como materia, cuando no miro, se comporta como onda. Entonces medir u observar, conlleva el hecho de que el electrón pasará por una sóla ranura en lugar de las dos.

El observador destruye la formación de onda, con sólo mirar, o — como se afirma más adelante

Nuestra manera de observar cambia las propiedades del entorno.

La pregunta de cierre es por la realidad de la materia: ¿qué es en realidad la materia: partículas, ondas… y ondas de qué?

La realidad, en el sentido más coloquial, de lo que podemos relacionar más o menos sencillamente con la existencia, tiene puntos de contacto con la verdad. En los laboratorios de física newtoniana (o pre-cuántica) se decía: si se puede observar en el laboratorio y se puede escribir matemáticamente, es verdad. Este paradigma impregnó el pensamiento de la modernidad, expresado en el cogito de Descartes: pienso, luego existo. Lacan, respondió a esto: soy donde no pienso.

La ciencia moderna está arraigada en el cogito de Descartes: el ‘yo pienso’ que garantiza que ’yo soy’, que proporciona una unidad paradigmática de saber (pensar) y verdad (existir), una unidad en la base sobre la cual la ciencia puede asegurarse a sí misma de su status preeminente entre las prácticas cognitivas.
En el fondo de la empresa científica, por lo tanto, hay un sujeto —-lo que Lacan llama ‘el sujeto de la ciencia’— que por sí mismo instaura la unidad del saber y la verdad de la que la ciencia depende; sin este sujeto cartesiano, no habría ciencia moderna […] lo que el psicoanálisis ha revelado es que la existencia humana en el lenguaje ocasiona una fundamental ‘división del sujeto entre la verdad y el saber;’ el cogito debe ser reescrito como ‘je pense: donc je suis’, para que pueda ser leído como: […] ‘el pensamiento no funda el ser sino anudándose en la palabra donde toda operación toca a la esencia del lenguaje’.
De esto deriva ‘que no hay metalenguaje […] que ningún lenguaje podría decir lo verdadero de lo verdadero, puesto que la verdad se funda por el hecho de que habla, puesto que no tiene otro medio de hacerlo’.
Entonces no puede haber una unidad cartesiana entre pensamiento y ser, saber y verdad —ningún verdadero discurso científico sobre la verdad— porque es imposible para el sujeto de la ciencia salirse del lenguaje con el propósito de hablar sobre el lenguaje.
La mediación lingüística pertenece a la esencia misma de la condición humana, pero dicha mediación destruye la pretensión científica moderna de una unidad originaria del saber y la verdad.
 Jonathan Scott Lee, La Filosofía después de Lacan – citado en La filosofía, el psicoanálisis y sujeto del inconsciente.

Este sujeto que no puede salirse del lenguaje, con el propósito de hablar sobre el lenguaje (cuestión que J. A. Miller dice como: no hay un Otro del Otro), ¿es el mismo sujeto que en la Mecánica Cuántica no sabe cómo situarse en el mundo como observador? Sin duda hablamos de un agujero en el conocimiento, pero ¿conecta un cosa con la otra? (La única forma que conocemos de estudiar la mecánica cuántica —como se entiende tradicionalmente—  es manteniendo al observador fuera del sistema que describe).

Sabemos lo que un observador hace, desde el punto de vista de la física cuántica. Pero no sabemos quién o qué es el observador en realidad. No significa que no hemos tratado de hallar una respuesta. Hemos buscado. Entramos dentro de tu cabeza, nos metimos en cada orificio que tienes, para encontrar algo llamado un observador. Y no hay nadie ahí. No hay nadie en el cerebro. No hay nadie en las regiones corticales del cerebro. No hay nadie en las regiones subcorticales o en las regiones límbicas. No hay nadie ahí llamado un observador. Pero todos tenemos esta experiencia de ser algo llamado un observador, observando el mundo ahí afuera.

Fred Alan Wolf, PhD.

La verdad, según la perspectiva de los tres registros lacanianos, es lo que es para cada quien, según su percepción imaginaria contrastada contra su propio mundo simbólico. Lo real, es lo que no se puede conocer, lo que no sabemos, porque no puede ser alcanzado por el lenguaje. Es aquello de lo que no se puede hablar… El desierto de lo Real, como llamó Morfeo, al afuera de la Matrix.

Hay un gran misterio, llamado el misterio de la dirección del tiempo. Hay una idea por la cual las leyes elementales de la física que tenemos no hacen ninguna distinción interesante entre el pasado y el futuro. Por ejemplo, es un enigma, desde el punto de vista de las leyes fundamentales de la física, por qué deberíamos tener la capacidad de recordar el pasado y no tener el mismo tipo de acceso epistémico al futuro. Es un enigma desde el punto de vista de estas leyes, por qué deberíamos pensar que, por actuar ahora, podemos afectar el futuro, pero no el pasado. Estas cosas son tan fundamentales con respecto a la manera en que experimentamos el mundo que, en mi opinión, no tener curiosidad acerca de ellas, es estar a tres cuartos del camino de estar muerto.

David Albert, PhD.

Más: ¿Y Tú Qué Sabes? (2004) – Película Completa Subtitulado en Español 

Sigamos pensando esto, en los comentarios del post, les parece?

 

 

 

 

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 comentario


  1. Fisica cuántica vs teoria de la relatividad y, a la vez, ambas frente al sentido común. Discusión para largo. Lo que es verdad en un modelo, quizás no lo sea en el otro.
    ¿Teoría unificada? Respuesta, un larqo quizás….No contesto nada, solo intento plantear dudas.
    Yo que me pienso real, resulta que no existo.
    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *