¿Cómo haremos, tí­a, para no recaer?

gracias Román, por compartir este bello texto en estos dí­as de penosa amistad con el amarillo del dolor infinito…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *