¿Quién piensa?

El próximo viernes 4, deberé defender en un coloquio mi proyecto final Educación 2.0, construyendo redes colaborativas de aprendizaje, última fase de la Diplomatura Superior en Educación y Nuevas Tecnologí­as de FLACSO, en colaboración con los colegas Juan Carlos Lucas y Gabriela Tejada. Será además el cuarto aniversario del accidente en el que perdieron la vida Ignacio Lewkowicz y su esposa Cristina Corea. Esta fecha parece empeñarse en coincidir con actividades que me resultan muy caras y llevan consigo rastros de las enseñanzas de Lewkowicz. Hace dos años, un 4 de abril estaba presentando el Proyecto CICE en el II Córdoba Learning.

Las citas siguientes corresponden a dos momentos de una clase dictada en un taller el 25 de agosto de 2003. Agradezco a Alicia Le Fur por haberlas compartido conmigo.

Del sólido al fluí­do

— las condiciones de nuestra experiencia cambiaron radicalmente.

— la solidez poní­a como condición que hay consistencia, sentido o ligadura, mientras que la condición inicial en la experiencia de la fluidez es que hay dispersión.

— la subjetividad se constituye ya no frente a una solidez sino en medio de una dispersión.

¿Quién piensa?

— en el pasaje de la solidez a la fluidez cambia la persona del pensamiento.

— el modo estatal de producción de subjetividad estaba fundamentalmente orientado a la producción de individuos; el yo individual estructuralmente vinculado en una sociedad es una suposición moderna

-pero en la dispersión, si no se producen asociaciones entonces no existe más que la dispersión

– ¿desde dónde se formula entonces la pregunta por la existencia?

-la pregunta fundamental de la ontologí­a pregunta por qué hay ente; pero aquí­ estaría puesta en duda: no estamos en condiciones de asegurar que hay ente

– la dispersión es la desvinculación y por lo tanto la inexistencia; así­ es que el trabajo de vinculación es lo que produce existencia.

– en la fluidez se existe por interacción con otros; la existencia depende de un ví­nculo, de un ví­nculo actual, activo.

– en el fluir es necesario ofrecer una superficie para leer lo que pasa: sólo en interacción con otro se puede ofrecer una superficie capaz de configurar lo que pasa y hacer que haya algo.

– hay experiencia sólo a partir de que algo se configura: uno hace trama con otros, entonces sí­ podrí­a pensar la existencia.

¿Cómo no pensar a la luz de estas ideas los grandes temas que nos desafí­an hoy: desde el conflicto campo-gobierno hasta los procesos de construcción de subjetividad que vamos experimentando en la Web?

 

 

 

Un comentario sobre “¿Quién piensa?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *