Banquete dos punto psero

El miércoles 7 empezó el banquete en el CEC. Una actividad con un notable sesgo 2.0, aunque —por supuesto— no está presentada así­. Se trata de un seminario para psicoanalistas articulado a partir de los comentarios que se generan con la lectura del texto El banquete de Platón.

El modelo de abordaje de la actividad tiene algunos rasgos de la Cultura 2.0 que me parecen particularmente interesantes como estrategias de implementación e integración de un modo de producción con otro.

Margarita Scotta y Gonzalo Torrealday, a cargo de la organización, han hecho una lectura intensiva del texto de Platón y de la lectura de ese texto que hiciera Jacques Lacan y expusiera en su Seminario sobre la transferencia. Ese saber diferencial que han obtenido a causa de ello, no está ofrecido con el modelo tradicional de la frontalidad (alguien que sabe, expone frente a los que no saben), sino en un plano bastante más horizontal. La estrategia de abordaje del conocimiento está basada en las interacciones que produce la conversación entre los participantes, en la que los conductores van insertando sus apostillas. Desde esta perspectiva, el formato puede leerse más como de inmersión, que de frontalidad, porque desmonta la idea de que el saber es un objeto concentrado, de alocación cierta y lo presenta en términos de una circulación, un flujo entre niveles diferentes de conocimiento.

Algunos de los fundamentos de la Cultura 2.0 hablan precisamente de eso: el saber no es sino un saber distribuido, sin una alocación estable, que circula y está en constante transformación. A ese saber se accede horizontalmente. Cualquiera puede hacerlo en tanto está inmerso en una nube (una red con nodos de tamaño diverso) que integra con los demás, también depositarios de partes de ese saber. En el transcurso de la conversación se construye, se articula, se recorta, se reformula, se interroga, etc. y toda esta emergencia sucede con el concurso de los otros, es decir colaborativamente. Como en toda red, la fortaleza no está definida por el tamaño de la nube sino por la cantidad de caminos posibles para conectar los nodos entre si.

Subsidiario de este formato es el comentario de Ana Serra, una de las participantes del evento, que me invitó a acercarme y cuando me excusé diciendo: Yo soy sapo de otro pozo en este tema, ella sobreescribió mis palabras diciendo: Todos lo somos, cuando hay alguien que expone algo que ha preparado exhaustivamente.

Otro aspecto que converge en este modelo es el uso que hacen de Facebook como plataforma de intercambio. Aquí­ se visibilizan la cantidad de caminos que inteconectan y tejen los lazos (entre nodos) en este grupo de psicoanalistas que se definen como psicoanalistas con calle. Por los diferentes espacios que cada uno tiene dentro de esta red social circulan, a modo de producciones de urgencia: citas, imágenes, comentarios, bromas y reflexiones que, amalgamando frescura y rigor conceptual, van tejiendo el entramado que sostiene la conversación en el domino de lo virtual, hasta que suceda nuevamente la ceremonia del encuentro de los cuerpos con el lenguaje.

Mientras pienso en el siguiente post sobre este tema, me importa dejar constancia del regocijo y el privilegio que siento por poder observar de cerca este proceso. Es algo que tengo que agradecer a todxs y cada unx de lxs residentes de esta nube dos punto psero.