Bullying sacado de contexto y…

El armado

La peli fue posteada en Google+, originalmente con el interrogativo ¿Competencia desleal? y mi primer comentario fue:

No sé si competencia desleal… Pasamos de la alusión a la mención explícita. Si todas las caretas se van cayendo en los distintos órdenes de la sociedad ¿por qué no habrí­a de llegarle el turno a la publicidad?

La repliqué en mis espacios de Facebook y —rápidamente— después de un par de intercambios, Marisa Conde propuso:

Daniel, porqué no le damos una vuelta de rosca? ¿Por qué no se lo hacemos saber formalmente a McDonald con una carta o el medio que crean mejor? Puede ser campaña en Twitter con un hashtag #noBullying ¿Qué opinan? El que calla otorga, dicen no?

Diciendo y haciendo, Marisa. El desafío planteado fue: Probamos la potencia del consumidor y las redes? Y arrancó la movida.

Empezamos transcribiendo algunas cosas a Google+, a twitear con el hashtag definido y a postear en YouTube contra ese tipo de mensaje.

Si estás leyendo esto y te sentí­s de acuerdo con la idea de esta campaña, te aliento para que te sumes y agregues tu mensaje.

El descontexto

La polémica siguió hasta que en uno de los comentarios del hilo de Google+, alguien opinó:

[…] es un spot simpático. Que el mensaje es que la comida de McDonald es tan buena que la quiere todo el mundo. Y si se mira con lupa bueno prefiero decir si se saca fuera de contexto siempre saldrán mensajes negativos.

y yo escribí­ una respuesta que sirvió de base para esta reflexión que quiero compartir, como una manera de ir abriendo espacios para profundizar en lo que el paso de la polémica va dejando al descubierto.

Unos de los trucos que se ensayan más a menudo desde las usinas encargadas del modelaje de la opinión pública, es el reduccionismo. Serí­a algo así­ como mirar una sola capa del hojaldre para hablar de la tarta. Poner la discusión en términos simplistas y mantenerse allí­, ignorando deliberadamente que siempre hablamos de complejidades. Y eso significa que para aproximarnos a su comprehensión es necesario mantener viva la conexión entre el hecho, la contingencia y el contexto.

Repensemos la expresión fuera de contexto en relación a la publicidad en cuestión. Un relato es justamente eso: un texto y un contexto. Si el contexto es una secuencia de situaciones que naturalizan, que dan por sentado, sin opinar que parte del trámite de relación entre los pibes, es una secuencia de escenas de bullying (acoso, burla, forzamiento de alguien más débil aprovechándose de la posición de poder que da el tamaño de los integrantes o el número de la jaurí­a), lo que se está haciendo es asociar esa conducta con un significante muy fuerte: este es el modelo que está bien, en un momento del desarrollo de los pibes en el que necesitan identificase con imágenes externas potentes para poder ingresar en la adolescencia, para seguir creciendo.

El metamensaje, entonces, o la entrelínea, si querés, es: no importa lo demás, lo único que importa es este producto. En una etapa de la construcción de la subjetividad del pibe, donde necesita ver y aprehender la diversidad, porque se prepara para relacionarse con otros.
Los comunicadores, tanto como los empresarios, que emiten estos avisos no deberí­an dejar de considerar que un mensaje dirigido hacia un pibe desde muy alto es mucho más potente que aquel que se emite desde su propio nivel o el de sus pares. Tiene más fuerza de verdad.

No hablemos de lo que les pasa a los pibes que ven el aviso y no pueden ir tres veces a reponer la hamburguesa de 15/20 pesos (en Argentina) porque sus ¿compañeros? se la quitaron. Este punto es para otra discusión. Pero la consideración de ambos aspectos entra en lo que deberí­a ser la Responsabilidad Social de la Empresa. Y aquí­, por lo visto, brilla por su ausencia.

 

 

 

2 comentarios sobre “Bullying sacado de contexto y…

  1. Gracias teacher! Por pasar, comentar y corregir. No hace falta que llegue a la casa central… El error lo cometí yo =)

  2. ¡Excelente reflexión y muy necesaria! Estas escenas —al pasar— son las que naturalizan conductas de prepotencia o abuso de poder.

    No quiero pecar de profesora de inglés 😉 pero corrijo la ortografí­a de “bullying”. Digo, para que les llegue a la casa central de “McDonald”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *