Copiar una canción o distribuir pornograí­a?

Decí­a Andrés Cascioli, a través de las páginas de la recordada revista Humor: La inteligencia humana tiene lí­mites. La estupidez no.

El testimonio que sigue, serí­a divertidí­simo, si no fuera porque desnuda una realidad patética. La Sociedad General de Autores y Editores de Españaa tiene una visión muy particular de lo que es la gravedad de un delito.

Por ejemplo entre distribuir en un Jardí­n de Infantes copias en CD de una pelí­cula de dibujos animados sin autorización del autor o distribuir en ese mismo colegio una pelí­cula pornográfica de la cual uno mismo fuera el autor ¿qué cree usted que es más grave? 

 

Vale la pena detenerse a ver algunos de los testimonios que se encuentran en YouTube sobre esta discusión que lleva adelante el abogado David Bravo contra los recaudadores caverní­colas. Por ejemplo este, es sencillamente desopilante.

Eso sí­, es importante aclarar que —lo que se cuenta— sucede en España. Cualquier parecido con nuestra realidad es mera coincidencia.

Completando la información que compartió Marianicer Figueroa de la lista Red-CLED, el mismo David Bravo es autor de Copia este libro,

en donde se abordan los aspectos más polémicos ligados a la propiedad intelectual, así­ como el lugar y el peso que los medios de comunicación están teniendo para enfrentar el movimiento del procomun en la web.

El texto puede bajarse desde aquí­.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *