Fiesta

o: Cuando los hijos no pueden con los padres

Publiqué este post como respuesta a un visitante de Moebius, a propósito de un artí­culo que levantó Carlos, donde comentaba la mentada (lamentada) fiesta en la Universidad de Formosa.

Hola, soy Gustavo de Córdoba, me parece fantástico, no tiene nada de malo, espero se haga en Córdoba. Lo que pasa que la envidia mata.

¡Menuda confusión, Gustavo!

Aun cuando tu comentario intente solamente tirar una provocación al ruedo, al igual que el hecho que motiva tu intervención, sólo pueden explicarse por la galponización de las instituciones educativas.

Como educador que soy, quiero levantar el guante, no tanto para responderte personalmente como para no dejar pasar la mojada de oreja, en un espacio que me importa preservar y además lee mucha gente.

No se trata de cuestiones morales ni de envidia, sino de límites.
Una de las diferencias visibles entre la organización social humana y la de los animales es que entre nosotros está prohibido el incesto. Hay una Ley que, inscripta en el bagaje simbólico de las personas, regula lo que podemos y lo que no podemos hacer. Esa ley, es la ley paterna, la del dueño de las mujeres, si querés. De ella se desprenden todas las cuestiones que tienen que ver con el funcionamiento de los lazos sociales.

Cuando la prohibición no está clara arriba (en los padres, simbólicamente hablando, en las autoridades), estos deslices empiezan a multiplicarse en los hijos (alumnos?) hasta cualquier punto. Y siempre el camino que se recorre en esa dirección produce sufrimiento y deterioro de las condiciones de equilibrio emocional que necesita un ser humano para mantenerse productivo. Y este impacto se torna más grave toda vez que los actores no tengan herramientas para pensarlo. No sé si este es el caso, pero tengo razones para sospechar que sí­.

Los humanos estamos llenos de opacidades en nuestra interioridad. Si te ponés a escarbar, es posible que encuentres cosas que no te gusten. En vos y en los otros. No estoy diciendo que no haya que escarbar, sino que hay que hacerlo en un ámbito apropiado. ¿Cuántos chicos de los que participaron en ese evento salieron mejor de lo que entraron o la experiencia les sumó algo significativo, en el plano que sea? ¿Qué estaban tratando de mostrar realmente? ¿De verdad creés que se trató solamente de una diversión? ¿Cuáles fueron victimarios y cuáles fueron victimizados por otros? ¿O creés que todos la pasaron bomba? ¿Cuántos salieron lastimados de ahí­ porque se sintieron violentados en su intimidad o hicieron cosas que no deseaban hacer?

Para decirlo en otras palabras, y salvando las distancias, la diferencia entre la pornografía y el erotismo, es que en aquella no hay nada que descubrir, todo está dado, todo está mostrado, no se requiere ningún compromiso de partes. No hay crecimiento subjetivo ni multiplicación. Sólo es posible la repetición, para volver a obtener satisfacción inmediata, en el sentido de la espiral creciente de la adicción.

Algo anda mal en el adicto o en el que busca este tipo de pasadas al acto. Cada quien sabrá dónde le ajusta el sayo.
Cuando además se utiliza, para llevarlo a cabo, una institución socialmente significada como una alta casa de estudios, no puedo dejar de pensar en términos de un vínculo social enfermo. Estamos ante una puesta en escena tí­pica. Algo que se actúa porque no puede hablarse.

Un padre permisivo (las autoridades, el cuerpo docente) y unos hijos que claman por cambiar algo (los alumnos), aun cuando para hacerlo (habida cuenta de que se trata del nivel universitario), muestran que no pueden o no quieren crecer, porque no actúan en dirección a superar al padre (matarlo simbólicamente), sino mostrarse como buenos herederos. Más de lo mismo.

Mientras escribí­a estas lí­neas no he podido dejar de pensar en las palabras de B. Houssay: si usted cree que la educación es cara, pruebe con la ignorancia.

Foto: Recién casados

 

 

 

3 comentarios sobre “Fiesta

  1. Carlos y Diana:
    Muchas gracias por sumar estas opiniones. A veces resulta difí­cil pensar un tema tan vapuleado por los medios como éste y hasta que no escuchamos (leemos) las devoluciones, no sabemos a ciencia cierta si estamos bien orientados. Los aportes de ustedes iluminan otras cuestiones que realmente no habí­a pensado:
    “tampoco los padres pueden con los hijos” quizás muchos Gustavos piensan que ninguna institución se diferencia de la diversión.
    Un abrazo
    danielk

  2. Coincido totalmente contigo Daniel y creo además que el problema de anomia es tal que no sólo se trata de que los hijos no pueden con los padres sino que los padres no pueden con los hijos. Me ha llamado la atención por otra parte que en los últimos tiempos de mi transitar en la Universidad he oido reiteradamente la frase “La Universidad es de Todos”, utilizada en diversos contextos y con el fin de justificar acciones que poco tienen que ver con los actos propios de la institución educativa. Quienes embanderan esta consigna y la utilizan al estilo del gingle publicitario pretenden hacer legítimas posiciones de violencia y prepotencia que quedan bien alejadas de la racionalidad. Es verdad que la Universidad es de todos, esto incluye por supuesto a todos aquellos que la pagan y que no pueden acceder por razones económicas o socioculturales; pero justamente por esta razón hay que destacar que eso motiva al reconocimento de que sea de “Todos” pero no para cualquier cosa. Esto quiere decir que todos los que pagamos para que unos pocos privilegiados podamos acceder tenemos la obligación de respetar los fines de la institución. Esto trae a colación otro tema pero que creo í­ntimamente relacionado y es el hecho de usar los recursos y espacios de lo público para fines privados, que a mi entender no es otra cosa que la corrupción. Sea el acto que sea, cada vez que se utiliza algo que supone un bien público para una finalidad privada estamos frente a un hecho de corrupción y nada esto tiene que ver con la liberación ni la rebeldí­a adolescente. Por el contrario está bastante emparentado con lo peor de los “padres” o representantes de una sociedad donde la ley y la ética por momento se las ve muy de lejos.
    Un saludo afectuoso

  3. Y esta fue mi respuesta a tu comentario en Moebius:
    Coincido contigo Daniel una vez más. Lo preocupante es el interés que toma un tema así­ y la falta de visión sobre lo que es la unviersidad, de comprender que quienes estamos allí­ somos unos privilegiados, tanto alumnos como profesores. Gustavo que se animó a escribir, quizás es la representación de un modo de pensar, donde ninguna institución se diferencia de la mera diversión. Fijate que hoy a raiz de este artículo, Moebius duplicó su tráfico y como me llamó profundamente la atención, estas son las búsquedas que trajeron agua a este molino:

    tsunami
    videos educativos benito quinquela martin
    fiesta en universidad de formosa
    show erótico en la universidad de formosa
    http://www.cybertite.com
    fiesta formosa
    universidad formosa video
    efectos psicologicos que deja una violacion
    http://www.cybertite.com
    universidad nacional de formosa y el video de la fiesta

    Dominio absoluto del tema. Si esto fuese televisión me estarí­an pidiendo que todos los días escriba o produzca sobre esos temas
    un abrazo
    Carlos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *